Un recorrido guiado a través de los sonidos de América Latina, sus instrumentos y sus intérpretes. Por Edgardo Civallero.

sábado, 30 de mayo de 2015

Para bailar el Santiago

Para bailar el Santiago

El yungor de los Andes centrales peruanos


 

En los Andes centrales y meridionales de Perú, en los departamentos de Junín, Huancavelica, Ayacucho, Apurímac y Arequipa, cada 25 de julio se celebra la festividad de Santiago, fecha del calendario cristiano bajo la que sobrevive la adoración al Tayta Wamani, señor de los cerros y protector milenario de los rebaños y las cosechas. En el valle del río Mantaro (departamento de Junín) la tradición se ha rebautizado como Tayta Shanti.

En medio de la música, las danzas, los juegos y la gastronomía característicos de todos los festejos tradicionales andinos, las comunidades campesinas quechua-hablantes de la zona realizan el marcado de su ganado con hierros o cintas, un ritual que puede tomar varios nombres de acuerdo a la zona (señalakuy, herranza, marcación, cintachikuy, suñay, tinyanakuy), no sin antes haber solicitado permiso a los espíritus protectores de la comunidad y haber velado los elementos que participarán de la ceremonia.

Los músicos y cantores suelen llegar la víspera de la celebración al lugar de la fiesta, para ser contratados por las distintas familias. Aunque las modernas bandas de bronces son bien recibidas, suelen preferirse los conjuntos musicales tradicionales. En ellos participan mujeres que cantan coplas en quechua al compás de una pequeña tinya (caja de doble parche de piel de oveja o gato), y varones que interpretan el violín, la bocina waqraphuku (hecha de varios cuernos de vaca) y un instrumento infaltable: la enorme trompeta natural simple denominada yungor o longor (lonccor, llungur, llunqur).

Tradicionalmente, el yungor se elabora con un tallo florífero de maguey (Agave americana) que se va a buscar a lugares considerados "especiales" por alguna razón. Los tallos se cortan en noche de luna llena, y se eligen aquellos con yemas rojizas, pues el saber popular les otorga la mejor calidad sonora.

La longitud más habitual es "de una braza y un codo", es decir, alrededor de 2 mts., aunque pueden ser más largas. La pieza de madera se abre a lo largo y se ahueca cuidadosamente, salvo en su extremo proximal. Luego se vuelve a cerrar y se ata. A 10-20 cms. del extremo cerrado se realiza un orificio lateral, en el cual se inserta una boquilla de madera o de asta vacuna, similar a la de la trompeta y que permite el soplo. En el extremo opuesto no se agrega pabellón de ningún tipo. El instrumento se forra completamente con cintas, con lana o, en los últimos tiempos, con cable de colores o tiras plásticas.

En ciertos casos, el yungor también se construye a partir de una pieza gruesa de caña mamaq (una bambusácea selvática) o con un tronco de saúco (Sambucus nigra), árbol muy apreciado para la construcción de aerófonos por su médula blanda. Existen, asimismo, algunos instrumentos hechos totalmente de hojalata.

El yungor se interpreta de forma lateral, alzando el instrumento diagonalmente con la mano izquierda o apoyándolo sobre el antebrazo izquierdo flexionado. Además de estar presente en la fiesta de Santiago, también acompaña algunas danzas, como el shacatán, muy popular en el valle del Mantaro.

 

Referencias

Bolaños, César; Roel Pineda, Josafat; García, Fernando; Salazar, Alida (1978). Mapa de los instrumentos musicales de uso popular en el Perú. Lima: Instituto Nacional de Cultura, Oficina de Música y Danza.

Kuss, Malena (2004). Music in Latin America and the Caribbean. Vol. 1. Performing beliefs: Indigenous peoples of South America, Central America and Mexico. Austin: University of Texas Press.

Olsen, Dale A.; Sheehy, Daniel E. (2007). The Garland Handbook of Latin American Music. [Oxford]: Taylor & Francis.

Sadie, Stanley; Tyrrell, John (2001). The New Grove Dictionary of Music and Musicians. Nueva York: Grove.

 

Sobre el artículo

Texto: Edgardo Civallero.

Ilustración: Intérprete de yungor. Foto: http://folklorevanessa.blogspot.com.es/.

Información tomada del libro digital "Las largas trompetas de los Andes", de Edgardo Civallero, accesible en línea.

 


Etiquetas: , , , , , , , , ,